Cómo evitar el mal aliento

Aires nada frescos
Por Melissa Arce
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Unas veces real y otras imaginario, el mal aliento puede afectar la vida social y la estabilidad psicológica y emocional de las personas que lo padecen.

Los alcances de este padecimiento trascienden el ámbito físico y pueden incluso llevar a un paciente a grandes depresiones, según explicó la psicóloga Mercedes Barrientos, de la Clínica Gestsalud. Más allá del problema físico que representa la halitosis (nombre científico del mal aliento), una persona que padece de este mal -común en una gran parte de la población- llega a experimentar grandes inseguridades y una baja autoestima, ante el rechazo y la incomodidad que le produce el aire fétido que expira por la boca o la nariz.

El odontólogo ecuatoriano Fabricio Lafebre, especialista en periodoncia y medicina oral, califica esta enfermedad incluso como una minusvalía social, por el desagrado que provoca en los demás tratar con alguien que tenga mal aliento.

Se estima que de 20 a 90 millones de personas sufren de halitosis crónica en el mundo.

Sobre la parte psicológica, Barrientos comentó que esta patología puede llegar a perjudicar incluso las relaciones laborales y crear una fobia social. "Es común que las personas que lo padecen busquen tipos de trabajo con poco contacto interpersonal, bajan la cabeza al hablar, vuelven el rostro y no actúan libremente", explicó.

Incluso afirmó que en personas muy obsesivas, el padecer de mal aliento por una sola vez y que alguien más se los señale, puede provocar un trastorno de halitosis imaginaria, que no es real, pero tiene las mismas repercusiones en la relación del paciente con las otras personas. "Ellos sienten que tienen mal aliento aun cuando este no es percibido," indicó la especialista.

Barrientos comentó que en el país sí se presentan casos de personas con alteraciones psicológicas por causa del mal aliento. Estas se dan tanto en hombres como en mujeres, pero los adultos jóvenes y los adolescentes son los que se ven más afectados mentalmente, porque sienten la presión del qué dirán, explicó.

Para muchos, la fobia social llega al punto de no querer ir a fiestas y estar muy atentos y ansiosos de la reacción de sus interlocutores.

Además, afirmó que también se da el caso de quienes padecen de aliento desagradable y no lo admiten. En estos casos, si algún familiar o amigo les hace ver el problema, reaccionan con enojo, agresión e intolerancia.

La psicóloga agregó que si una persona presenta el problema, las conductas negativas de los otros tienden a causarle una mayor inseguridad y además baja autoestima.

Este mal afecta todos los ámbitos, pero uno muy importante es el de la vida en pareja.

Según la experta, si no hay una buena comunicación, el planteamiento puede provocar enojo, acuso de agresión y problemas de convivencia entre ambos.

La odontóloga Evelynn Contreras explicó que 90 por ciento de las causas del mal aliento tienen un origen bucal.

Diversas razones

Según explicó la cirujana dental buena parte de la halitosis se origina por una mala higiene bucal, que favorece la acumulación de residuos de alimentos entre los dientes o caries, la producción de la placa bacteriana y con esta también se da la aparición del cálculo o sarro.

Estos depósitos de bacterias son los que abren paso a la aparición de los malos olores.

El Manual Merck detalla que los olores de alimentos que contienen aceites volátiles, como la cebolla y el ajo, pasan del flujo sanguíneo a los pulmones y son expulsados con la respiración.

Es por esta razón que estos olores no se pueden eliminar mediante la higiene bucal.

Pero, además de ser un problema bucal, también el mal aliento puede obedecer a enfermedades más complejas como la insuficiencia hepática, renal, diabetes grave e incontrolada e incluso un absceso de pulmón, detalló la odontóloga.

Otras causas transitorias de mal olor son la gripe, una infección de bronquios, sinusitis o el uso de medicamentos como antihistamínicos o descongestionantes, antidepresivos o aquellos para controlar la presión alta, ya que estos resecan la boca.

El consumo de licor y el fumado son otros dos factores de peso que incrementan el riesgo de sufrir halitosis.

Busque ayuda

Mientras acude a un odontólogo, algunas recomendaciones pueden prevenir o atenuar la halitosis.

Lávese los dientes al menos tres veces al día, usando pasta de dientes con peróxido de hidrógeno.

Cada vez que se lave los dientes, use el cepillo para lavarse la superficie de su lengua. Si tiene reflejo al vómito, las farmacias venden limpiadores de lengua.

Se recomienda limpiar con una gasa la mucosa de la boca y debajo de la lengua.

Use hilo dental por lo menos una vez al día para sacarse la comida de entre los dientes.

Evite las comidas que puedan causar el mal aliento. Estas incluyen las cebollas y los ajos.

Las bebidas alcohólicas muchas veces son causa del problema.

Evite el consumo de tabaco, este causan halitosis.

La resequedad en la boca produce mal olor, manténgase hidratado.

Algunos enjuagues son especiales para la halitosis, busque los que contienen gluconato.

Los enjuagues bucales antisépticos comunes no se deben usar diariamente, se sugiere tres veces a la semana.

Las personas que utilizan prótesis deben sumergirla durante la noche en una solución antiséptica.

En caso de tener un puente dental, se debe utilizar un hilo especial para limpieza.

El cepillado es básico en la prevención del mal aliento pero también se requiere la limpieza profesional, que debe hacerse con frecuencia.

El uso de confites de menta o de otro tipo para contrarrestar el mal aliento solo tapa el problema, sin curarlo. Además, el azúcar que se acumula en los dientes produce caries.



Publicado en el periódico La Nación, de Costa Rica, el 24 de enero del año 2005. Autora: Melissa Arce, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Reproducido con permiso del periódico La Nación y de la autora. Todos los derechos son propiedad de La Nación.

Olman Martínez

Director de la Universidad de las Ventas.

Contáctenos

  • homeUniversidad de las Ventas
  • phone+506 4033-6271
  • phone+506 4033-6371
  • mailinfo@uventas.com
  • mapSede UACA, San José, Costa Rica

Acceso Usuarios