¿Cuánto vales?

Alfredo, con el rostro abatido de pesar, se reúne con su amiga Marisa en un restaurante a tomar un café.

Deprimido descarga en ella sus angustias: que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación. Todo parecía estar mal en su vida.

Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 100 dólares y le dijo:

- Alfredo, ¿quieres éste billete?

Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:

- Claro, Marisa... Son 100 dólares, ¿Quién no los querría?

Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo.

Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle:

- Y ahora ¿igual lo quieres?

- Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 100 dólares. Claro que los tomaré si me lo entregas.

Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo
restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.

- ¿Lo sigues queriendo?

- Mira Marisa, sigo sin entender qué pretendes, pero ese es un billete de 100 dólares y mientras no lo rompas conserva su valor.

- Entonces, Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga
como quieres, aunque la vida te arrugue o te pisotee, sigues siendo tan valioso como siempre lo has sido. Lo que debes preguntarte es cuánto vales en realidad, y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.

Alfredo se quedó mirando a Marisa sin atinar con palabra alguna, mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.

Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa, y con una sonrisa cómplice agregó:

- Toma, guárdalo para que te recuerdes de esto cuando te sientas
mal... ¡Pero me debes un billete NUEVO de 100 dólares para poder usar con el próximo amigo que lo necesite!

Le dio un beso en la mejilla a Alfredo, quien aún no había pronunciado palabra, y levantándose de su silla se alejó con rumbo a la puerta.

Alfredo volvió a mirar el billete, sonrió, lo guardó en su billetera y dotado de una renovada energía llamó al camarero para pagar la cuenta.

************************

¡Cuántas veces dudamos de nuestro propio valor, de que realmente
¡MERECEMOS MÁS y que PODEMOS CONSEGUIRLO si nos lo proponemos!

Claro que el mero propósito no alcanza. Se requiere de la ACCION para lograr los beneficios. Yo sé que se puede y que existen innumerables caminos para conseguirlo.

Ejemplo rápido:

  • Nombra las cinco personas más adineradas del mundo.
  • Nombra los cinco últimos ganadores del trofeo Heisman.
  • Nombra las cinco ultimas ganadoras del concurso Miss Universo.
  • Nombra diez ganadores del premio Nóbel.
  • Nombra los cinco últimos ganadores del Oscar.
  • Nombra los últimos diez ganadores de la Serie Mundial.

    ¿Cómo te fue?. ¿Mal?. No te preocupes.

El punto es que ninguno de nosotros recuerda los encabezados de ayer. No hay segundos lugares: Ellos son los mejores en su ramo, ¡pero los aplausos se van!, ¡Los trofeos se empolvan!, ¡Los ganadores se olvidan!

Ahora contesta este otro, y veamos cómo te va:

  • Nombra tres profesores que te hayan ayudado en tu formación escolar.
  • Nombra tres amigos que te hayan ayudado en tiempos difíciles.
  • Nombra cinco personas que te hayan dicho algo valioso.
  • Piensa en algunas personas que te hayan hecho sentir una persona especial.
  • Nombra cinco personas con las que disfrutes pasar tu tiempo.
  • Nombra tres héroes cuyas historias te hayan inspirado.

¿Qué tal?, ¿Te fue mejor?

¿La lección? Las personas que hacen la diferencia en tu vida no son aquellos con las mejores credenciales, la mayor cantidad de dinero o los mayores premios. La diferencia la hacen aquellas personas que se preocupan por ti, que te cuidan, las que de muchas maneras estén contigo.

Toma un momento para reflexionar. La vida es muy corta. Tú, ¿En qué lista estas?


Autor desconocido

Olman Martínez

Director de la Universidad de las Ventas.

Contáctenos

  • homeUniversidad de las Ventas
  • phone+506 4033-6271
  • phone+506 4033-6371
  • mailinfo@uventas.com
  • mapSede UACA, San José, Costa Rica

Acceso Usuarios