Cómo formar colaboradores ganadores

(Convirtiendo a un grupo de "chompipes" en un equipo de Aguilas.)

Por Olman Martínez, Universidad de las Ventas.

A continuación compartiremos con usted 10 pasos clave para convertir a un grupo de chompipes en todo un “equipo de águilas”.

1. Descubra al águila que hay dentro de todo chompipe.

“¿Cómo me piden volar con águilas si me han asignado una nidada de chompipes?” ¿Ha escuchado esa expresión? Pues la verdad es que en todo chompipe hay un águila intentando salir. Sin embargo, a veces ese ganador no sabe cómo hacerlo, o las condiciones circundantes se lo impiden. Usted, como líder del equipo, es el llamado a identificar las características de águila que hay en su gente y a ayudarles a explotar sus potencialidades.

2. Haga coincidir vocación con puesto.

Aceptemos que cada persona tiene una inclinación o talento especial, que lo hace idóneo para un puesto, pero no apto para otros. Si usted logra hacer coincidir desde el principio la vocación de su gente con las funciones que realizan, tendrá gente más motivada, más satisfecha con su trabajo y, muy importante, con mucho mejor rendimiento.

3. Enfóquese primero al aspecto actitudinal.

Todo esfuerzo por brindar herramientas y desarrollo a su gente, debe comenzar por su aspecto actitudinal ( el cual lleva al nivel motivacional ). Tenga presente que 85 por ciento del éxito que usted obtendrá como líder manejando águilas, tendrá que ver con la actitud. Todo lo demás, incluyendo conocimientos y habilidades, representará el 15 por ciento restante.

4. Impacte su nivel humano.

Háblele al águila, no al chompipe. Trate de entrar primero en relación con la persona antes de ver en él un recurso de producción. Conozca al ser humano, sus necesidades, sus inquietudes, sus expectativas. Intente conocer sobre su familia, sobre sus éxitos pasados. Trate de hacer primero un amigo, y descubrirá que luego le será mucho más fácil contar con su compromiso y “alto rendimiento de vuelo”.

5. Bríndeles capacitación y desarrollo intelectual.

Aparte de su apoyo emocional, las águilas requieren desarrollo intelectual. Unas de las más frecuentes razones del porqué las águilas parecen comportarse como chompipes, es porque les pedimos que hagan algo, ellas intentan hacerlo, pero no saben cómo hacerlo. La regla es siempre darles herramientas intelectuales antes de pedirles resultados. Capacítelos constantemente. Enséñelos a volar.

6. Espere lo mejor de ellos.

El principio de Pigmalión se hace realidad todos los días en los centros de trabajo. Cuando un jefe espera que un miembro de su equipo se comporte como un chompipe, ¡no falla! El colaborador termina comportándose como tal. Pero lo contrario también es verdad: cuando usted espera que él o ella se comporte como un águila, esa “profecía autocumplidora” se hace realidad. Usted no tiene nada que perder y todo que ganar. Espere siempre lo mejor de su gente: crea que se comportarán como águilas, y lo harán.

7. Refuércelos positivamente.

El reforzamiento positivo es esencial para el niño que está aprendiendo a caminar... y para el chompipe que está haciendo su esfuerzo para convertirse en águila. Se trata de que usted descubra al colaborador haciendo algo bueno, bien o sólo ligeramente mejor que antes, y que lo felicite. Brinde a sus águilas reforzamiento positivo continuamente, conviértase en un “porrista” de su equipo, y le sorprenderá la altura a la que pueden llegar.

8. Guíelos por modelaje.

Las águilas aprenden a volar viendo volar a otras águilas. Y quién mejor que usted para enseñarles a volar. Todo equipo es tan bueno como su líder. El líder tiene la misión de ser modelo de su gente, no sólo hablando, sino demostrando con hechos. Uno de los recursos más efectivos que tiene el líder para convertir a un equipo de chompipes en uno de águilas, es modelando su comportamiento por medio de su propio ejemplo. Cuando usted se comporta como un águila, su gente termina por copiar su actuación.

9. Deles oportunidad de brillar.

Usted acelera el proceso de formación de gente ganadora cuando les da oportunidad de desarrollar proyectos especiales. La exposición ante sus propios compañeros u otros jefes, el dejarlos desarrollar su creatividad e innovación, el permitirles demostrar sus habilidades durante una reunión, el dejarlos que gocen dignamente de sus propios méritos, son formas altamente eficaces para hacerlos brillar con luz propia... y ello los acerca cada vez más a las estrellas.

10. Conviértase en su mentor y guía permanente.

Las águilas necesitan de un líder. Sin un líder cercano, accesible y positivamente retroalimentador, las águilas pueden perder velocidad de vuelo. Su gente necesita contar con un modelo confiable, con un guía, con un amigo. Usted puede suplir esa necesidad con una política de apertura, comunicación y apoyo permanente. Los vientos huracanados podrán desestabilizar momentáneamente a las águilas, pero la experiencia del líder para sortear las tempestades será la que los reenrumbe a las cumbres del éxito.


Olman Martínez es Presidente de La Universidad de las Ventas, empresa del Grupo Edinter Consultores, con sede en San José, Costa Rica. Olman Martínez es un reconocido conferencista motivacional y experto capacitador de vendedores, con trayectoria de años en todo el Continente Americano. Si desea enviar un email al autor, hágalo por medio de la siguiente dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (Derechos Reservados U-Ventas.)
Olman Martínez

Director de la Universidad de las Ventas.

Contáctenos

  • homeUniversidad de las Ventas
  • phone+506 4033-6271
  • phone+506 4033-6371
  • mailinfo@uventas.com
  • mapSede UACA, San José, Costa Rica

Acceso Usuarios