Armonía integral absoluta

Por Ma. Elena Osuna.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cuando los seres humanos deseamos información de los demás, recurrimos al lenguaje no verbal, o mensaje silencioso.

Estos mensajes son sumamente indiscretos porque surgen de lo más profundo de nuestro ser, dejando al descubierto nuestras carencias, valores, nuestra personalidad.

Es imposible no comunicarnos; la comunicación es redundante. En toda comunicación existe el contenido y la relación. El resultado de la comunicación es “la respuesta que recibes del exterior” o lenguaje sensorial: ver, oír, tocar.

Lenguaje ambiguo: subjetivo

Esto es en base a lo que cada uno interpreta de la información recibida. Los mensajes no verbales dicen más que las palabras. Las actitudes resultan mucho más elocuentes que las palabras. En momentos en que necesitamos la aceptación, dominar el lenguaje no verbal es decisivo. Quien lee conscientemente lo que otros nos comunican inconscientemente, definitivo es que estará en una situación de ventaja.

La creencia de que uno es valioso y merece ser querido resulta fundamental para estar abierto a vivir plenamente. La imagen es una de las claves de la autoestima.

La imagen influye decididamente en la propia autoestima, y esta a su vez reafirma en cada uno el bienestar, y nos permite proyectarnos seguros... o todo lo contrario.

La mirada de aceptación de uno mismo está cargada de las miradas de otros, y de las emociones, satisfactorias o no. La capacidad de atraer y de conservar aprobaciones y rechazos, va construyendo nuestra imagen.

La visión personal de la imagen depende de la historia afectiva. Las personas que se sienten seguras de sí mismas y lo proyectan efectivamente, es un reflejo de experiencias de amor experimentadas en la propia familia y el entorno. La aceptación o rechazo que se vive, la aprobación de los demás, se vuelve un aspecto sumamente importante en el nivel de autoestima de cada ser humano, y esto nos permite construir nuestras bases sólidas o deficientes dependiendo de lo anterior.

Todos sin excepción estamos en la búsqueda constante de ser aceptados e integrarnos a un grupo, independientemente de si se desea ser original o individual en lo referente a la imagen. Así que constantemente buscamos la aprobación, y una imagen adecuada y armoniosa nos permite desenvolvernos mejor, sentirnos seguros e interactuar en todos los aspectos.

Nunca ha existido una frase mas verídica: “ama a los demás como a ti mismo”. Entonces para amar a los demás tengo primero que amarme a mí mismo. Si no me amo, no puedo amar, esto es definitivo.

Cuando existe una baja autoestima o una deficiente autoimagen, se instala la desconfianza. Nos volvemos tan exigentes que nunca somos lo suficientemente perfectos, ni nosotros, ni los demás.

Cuántas veces no hemos escuchado: “Si tuviera! Si tuviera!” “Si tuviera... 10 años menos, dos tallas menos, si mi piel fuera dorada, mi cabello lacio, si fuera más alta, etcétera. La lista sería interminable.

Un error en el que caemos con frecuencia es el de tratar de cambiar la personalidad, o proyectar a los demás lo que no somos en realidad. La imitación o seudoimposición de imágenes prestadas. Esto es absurdo y a la vez imposible.

Cada ser humano es único e irrepetible y con un estilo propio, que tiene la posibilidad de desarrollar su propia personalidad y proyectar una imagen auténtica.

Constantemente enviamos mensajes a los demás, comunicando muchas veces lo que con palabras no deseamos. Es posible saber de alguien lo que piensa de sí misma, su cultura, incluso sus creencias religiosas, necesidades, etcétera.

¿Que esto es injusto? Puedes ser. Los seres humanos vivimos y nos comunicamos a base de símbolos y estereotipos a los que respondemos automáticamente; nos vemos influenciados por una constante información acerca de cómo vestir, comer, comprar, actuar, y la manera en que estos se van imponiendo sin que nosotros en ocasiones nos demos cuenta.

Todo esto nos lleva a la importancia del conocimiento de quiénes somos y qué deseamos proyectar. Cuando estamos en la búsqueda de una imagen que proyecte lo deseado, debemos ser congruentes, hacer uso del sentido común y, lo mas importante, saber quiénes somos.

Es posible encontrar la frase: “Armonía integral absoluta”. ¿Qué significa? Conjuntar todos los elementos requeridos para proyectar una imagen eficiente.

Hablamos de elementos. ¿Cuáles serían estos?

Primero son los relacionados con el bienestar interior: actitudes positivas, aprecio por sí mismo, valores individuales, cambiar programas mentales, relajación y comunicación con el interior.

Y elementos externos: vestuario, maquillaje, peinado, accesorios, comportamiento. El conocimiento de cada uno de ellos con base en: estilo personal, tipo de cuerpo, silueta, rostro, colorimetría, etiqueta y protocolo, especialmente en el aspecto profesional todo lo relacionado con los símbolos de status, que hablan por nosotros.

En la mayoría de los cursos y seminarios que imparto inicio con este tema, porque considero de vital importancia el aspecto interior para lograr resultados, hacer conciencia, crear curiosidad y emprender la búsqueda, pero de la mano de verdaderos profesionales. Es importante cuidar al momento que se elige en dónde y con quién se llevará a cabo el aprendizaje del desarrollo de la imagen. Es mucho más sencillo cuando se tiene un mapa a seguir para llegar a la meta.

La imagen de ninguna manera es un sustituto de conocimientos y experiencia, pero es una excelente herramienta para el éxito.

Congruencia significa que algo debe ser equitativo. Si quiero ser tratado como una persona exitosa, debo proyectarlo, porque no basta con serlo: también hay que parecerlo.

Les comparto lo siguiente que siento tiene mucho de cierto:

“El exceso y el lujo” se compra y se paga.

“La elegancia y la clase” con esto se nace.

“El estilo” se aprende y se forma.

“La verdadera elegancia y clase, se basa en el comportamiento hacia los demás” no en marcas, ni en diseños. Eso es armonía integral absoluta.


MaElena Osuna es Diseñadora de Modas y Mercadotecnia, radicada en
Guadalajara Jalisco Mexico, ofrece Consultoria de Imagen Integral por medio de Conferencias, seminarios y Talleres a Universidades, Empresas y asesoria personalizada. puede visitar su web site:
www.model-site.com.mx/asesordemoda/index.htm o escibir a su correo electronico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Este articulo es propiedad intelectual de Ma Elena Osuna.
Olman Martínez

Director de la Universidad de las Ventas.

Contáctenos

  • homeUniversidad de las Ventas
  • phone+506 4033-6271
  • phone+506 4033-6371
  • mailinfo@uventas.com
  • mapSede UACA, San José, Costa Rica

Acceso Usuarios