Olman Martínez

Olman Martínez

Director de la Universidad de las Ventas.

"Para celebrar la llegada a mi edad avanzada, una vez escribí las 45 lecciones que la vida me ha enseñado. Es la columna más solicitada que jamás había escrito.”

1. La vida no es justa, pero aún así es buena.
2. Cuando tengas duda, sólo toma el siguiente paso pequeño.
3. La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.
4. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.
5. Liquida tus tarjetas de crédito cada mes.
6. No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.
7. Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.
8. Está bien si te enojas con Dios. Él lo puede soportar.
9. Ahorra para el retiro comenzando con tu primer cheque de nómina.
10. Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.
11. Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente.12. Está bien permitir que tus niños te vean llorar.
13. No compares tu vida con otros. No tienes ni idea de lo que se trata su travesía.
14. Si una relación tiene que ser secreta, no debes estar en ella.
15. Todo puede cambiar en un parpadear de ojos. Pero no te preocupes: Dios nunca parpadea.
16. Respira profundamente. Esto calma la mente..
17. Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o gozoso.
18. Si algo no te mata, en realidad te hace más fuerte.
19. Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda depende de ti y de nadie más.
20. Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un " no" por respuesta.
21. Enciende las velitas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara.No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.
22. Prepárate de más, y después sigue la corriente.
23. Sé excéntrico ahora. No te esperes a ser viejo para usar el morado.
24. El órgano sexual más importante es el cerebro.
25. Nadie está a cargo de tu felicidad, más que tú.
26. Enmarca todo llamado "desastre" con estas palabras: "En cinco años, ¿esto importará?"
27. Siempre elige vida.
28. Perdónale todo a todos.
29. Lo que las otras personas piensen de ti no te incumbe.
30. El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.
31. Por más buena o mala que sea una situación, algún día cambiará.
32. No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.
33. Cree en los milagros.
34. Dios te ama por lo que Dios es, no por lo que hayas hecho o dejado de hacer.
35. No audites la vida. Sólo llega y aprovéchala al máximo hoy.
36. Llegar a viejo es mejor que la alternativa --- morir joven.
37. Tus niños sólo tienen una niñez.
38. Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.
39. Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.
40. Si todos apiláramos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, rápido arrebataríamos de regreso los nuestros.
41. La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.
42. Lo mejor está aún por llegar.
43. No importa cómo te sientas... levántate, arréglate y preséntate.
44. Cede.
45. La vida no está envuelta con un moño, pero sigue siendo un regalo.


Escrito por Regina Brett, 90 años, de "The Plain Dealer", Cleveland, Ohio.

En esta sección la Universidad de las Ventas pone a su disposición diferentes recursos que no están relacionados con ventas, esto con el objetivo de ofrecerle mayor diversidad de temas que también podrían ser de su interés.

{module 104}


Revista Lo Aseguramos (Seguros):

Edición Formato .exe Formato .zip
Lo Aseguramos Junio 2003
Lo Aseguramos Julio 2003
Lo Aseguramos Agosto 2003
Lo Aseguramos Septiembre 2003
Lo Aseguramos Octubre 2003
Lo Aseguramos Noviembre 2003
Lo Aseguramos Edición Navideña 2003
Lo Aseguramos Enero 2004
Lo Aseguramos Febrero 2004
Lo Aseguramos Marzo 2004
Lo Aseguramos Abril 2004
Lo Aseguramos Mayo 2004
Lo Aseguramos Junio 2004
Lo Aseguramos Julio 2004
Lo Aseguramos Agosto 2004
Lo Aseguramos Setiembre 2004
Lo Aseguramos Octubre 2004
Lo Aseguramos Noviembre 2004
Lo Aseguramos Diciembre 2004
Lo Aseguramos Marzo 2005
Lo Aseguramos Agosto 2005
Lo Aseguramos Setiembre 2005
Lo Aseguramos Octubre 2005
Lo Aseguramos Noviembre 2005
Lo Aseguramos Diciembre 2005
Lo Aseguramos Enero 2006
Lo Aseguramos Febrero 2006
Lo Aseguramos Gastos Médicos 2006

En estos días, los panameños tendrán que elegir entre cuatro candidatos que dicen y prometen cosas parecidas. No hay en el grupo personas insensatas ni extremistas. No hay malvados. Los cuatro se mueven en torno al centro ideológico de la sociedad. Los cuatro poseen virtudes y defectos, pero ninguno es fácilmente descalificable. ¿Cómo elegir al mejor de ellos?

La Fundación Libertad de Panamá me convocó recientemente a la Biblioteca Nacional a que reflexione en voz alta sobre este espinoso asunto: “¿Cómo se elige a un buen presidente?. Mis recomendaciones, por otra parte, no podían ser partidistas, sino generales. Mi misión consistía en proponer un método universal y sencillo para que el elector construyera en retrato robot del mejor gobernante posible y libremente le otorgará su voto. Un médico que les sirviera a los panameños o a cualquier ciudadano de un estado democrático convocado a las urnas.

Me pareció un reto interesante y acepte. Escribí un largo texto razonado y le agregue al final de las 20 categorías qué es conveniente examinar cuando se evalúa a los candidatos. Hay en ella elementos morales y prácticos  más o menos cuantificables. ¿Cómo se utiliza? Se le asigna a cada candidato una puntuación entre 0 y 5 por cada una de las 20 categorías. Cero es el peor resultado y cinco, el mejor. Finalmente, se suman las puntuaciones obtenidas por cada candidato. El candidato perfecto – que  probablemente no existe obtendría 100 puntos. El peor que se puede concebir, cero. Quizás haya algunos que lo merezcan.

No es seguro que por este procedimiento el elector seleccionara al mejor candidato, pero sin duda alguna ha introducido cierto método en su forma de analizar y elegir a los servidores públicos.

 

Respuesta a un reto interesante

Categorías

1. Liderazgo y visión.

Que inspire la admiración de las personas, especialmente de los jóvenes, y posea una visión o idea clara de los problemas principales que confronta la sociedad y como solucionarlos.

2. Habilidades de manager.

Que sepa planear una acción y ejecutarla.

3. Tolerancia.

Que pueda vivir respetuosamente con aquello o aquellos que no le gustan.

4. Prudencia.

Que sepa elegir entre el bien y el mal – como definían los romanos la prudencia - o, como suele ocurrir, entre la opción mejor de varias buenas o la menos mala cuando todas son desventajosas.

5. Compasión.

Que sienta el impulso de ayudar al desvalido por solidaridad humana, sin esperar nada a cambio.

6.  Templanza.

Que sepa medir los riesgos y rechazar las acciones innecesariamente peligrosas.

7. Firmeza:

Que sea capaz de negarse ante la petición ilegal o indecorosa que le propongan los poderosos, los influyentes, o sus propios partidarios.

8. Cordialidad cívica.

Que cultive un trato respetuoso con el adversario político sin descalificación personal.

9. Honradez.

Que rechace de plano la corrupción, venga de donde venga, y sea capaz de perseguirla con todo el peso de la ley, sobre todo entre los miembros de su propio grupo o gobierno.

10. Integridad.

Que demuestre coherencia entre lo que cree, dice y hace.

Que se comporte en el ámbito privado de manera afín a como predica que sea el comportamiento en el público.

11. Sentido común.

Que sea capaz de buscar soluciones practicas y sencillas a los problemas que inevitablemente surjan.

12. Autoridad.

Que inspire en sus subordinados una mezcla de respeto y admiración que se transforme en acatamiento voluntario de sus órdenes o sugerencias.

13. Humildad.

Que sea capaz de decir “No sé” cuando no sabe, o “Me equivoqué” cuando yerre. Que no vacile en pedir perdón cuando actúe incorrectamente. Que reconozca el talento de amigos y adversarios y que no tome demasiado en serio los halagos de los manipuladores.

14. Seguridad en sí mismo.

Que posea una fuerte personalidad que, sopesadas las opciones, le permita tomar decisiones importantes sin vacilación.

15. Solidez profesional y formación cultural.

Que cuente con un balaje cultural  y profesional suficiente para entender las múltiples labores de gobierno y sea capaz de examinar los problemas del país junto a los especialistas.

16. Experiencia.

Que a lo largo de su vida publica o privada haya demostrado talento para llevar a cabo tareas exitosas, aunque en algún momento haya fracasado en ciertos empeños.

17. Capacidad de comunicación.

Que logre “conectar” con la sociedad y pueda trasmitir de manera persuasiva y racional qué está haciendo, por qué lo está haciendo y cuáles son las consecuencias.

18. Calidad, claridad y serenidad del plan de gobierno propuesto.

Que haya formulado un proyecto de gobierno en el que las prioridades de la sociedad estén claras y hayan sido razonadas, y en el que se expliquen la viabilidad, los costos y el tiempo de realización.

19. Calidad de los colaboradores.

Que haya sabido rodearse de un equipo de valiosos colaboradores capaces de llevar adelante la obra de gobierno.

20. Capacidad para trabajar en equipo.

Que entienda que la labor de un gobernante no es controlar los detalles ni supervisar minuciosamente a un ejercito de burócratas, sino inspirarlos, concederles a los funcionarios responsables cierta confianza y autonomía y, finalmente, saber examinar los resultados generales de manera satisfactoria.

 


Carlos Alberto Montaner
Abril del 2004
FIRMA PRESS

Más que nunca, en crisis debemos escuchar mensajes inspiradores

Sin Martin Luther King y su sueño inspirador, contagioso y visionario, posiblemente Barack Obama no sería hoy el primer presidente negro del país más poderoso del mundo. Sin sueños e ilusiones, ideas y creatividad, sería imposible superar adversidad, obstáculos e inercia, pues las realizaciones siempre siguen a los sueños.

Todo ha sido creado dos veces: primero en la imaginación y después en su realización. Con creatividad e imaginación fabricamos una visión que luego se concreta en la virtud del logro, pues éste motiva a lo grande, emociona en lo profundo y enciende más innovación, mejor creatividad y mayores desafíos.

Ideas atrevidas. ¿Cómo superar la crisis actual? Con creativas y atrevidas ideas que sean por sí mismas nuestros máximos sueños posibles. Es decir, con ideas más grandes que uno mismo y retos que inspiren a dar todo de nosotros, primero en lo personal y luego en lo colectivo. Con el poder del pensamiento tenaz y positivo, es posible avanzar y superar las condiciones del momento, pues nada hay más grande que una idea cuando se realiza en su momento y logra transformar el mundo. Tal vez el de nuestra familia, institución o compañía, y tal vez hasta el mundo entero, el de su comunidad, el de un país o región.

Levantarse a trabajar, estudiar o cumplir con las tareas, es una acción en exceso funcional, operativa y difícilmente inspiradora sin una misión superior. A su vez, lanzarnos de la cama en las mañanas para hacer una contribución al mundo y aprovechar las posibilidades de cada día, es salir a la aventura de fe cotidiana con la misión en mente de convertirla en un logro que agregue, trascienda y sublime.

Con recursos o sin ellos, en crisis o en bonanza, de niños pudimos convertirnos en superhéroes, rescatamos princesas y ganamos mil batallas, conquistamos al príncipe azul, creamos el hogar de los sueños o logramos coronas en nuestras cabezas, pues con creatividad e imaginación absolutamente nada es imposible. De niños no veíamos las limitaciones, no habíamos aprendido a hacer matrices de ventajas y desventajas, no buscábamos las respuestas en una celda de Excel ni hacíamos análisis “foda”, desconocíamos la racional administración de proyectos y no hacíamos listas de prioridades. Tal vez por ello, soñábamos sin restricciones y alcanzábamos lo impensable, por lo que es muy importante rescatar al niño o la niña en cada quien, y así potencializar nuestra innata e inagotable capacidad para soñar en todo lo posible. Si deseamos ser creativos, hay que vivir creativos.

En tiempos de crisis, por tanto, es más importante que nunca retirar nuestras miradas de los obstáculos y enfocarnos proactivamente en las posibilidades. En tiempo de crisis es aún más importante proponer y atreverse, alimentar la visión de futuro y el alcance de nuestras emociones, que hacer reactivamente un inventario de razones para justificar todas nuestras limitaciones.

En el liderazgo de las empresas públicas o privadas radica la mayor responsabilidad por inspirar y preparar el ambiente propicio para confirmar, consolidar y engrandecer el propósito superior de todo lo que hacemos. De hecho, es preferible alimentar la vida que hacer tortillas, llenar el mundo de lovemarks que hacer anuncios, distribuir prosperidad que repartir cajas o llenar la vida de colores que vender pintura. En la cabeza de las empresas reside el mayor desafío, y por esto, hoy es más importante que nunca despertar la creatividad y detonar todas las posibilidades, pues ya es tiempo de rescatar la inagotable fuente de recursos en nosotros mismos, más allá de los recortes, el temor o la incertidumbre que nos ha inundado en éstos tiempos de recesión económica.

 

De la emoción a la acción. Si los días son más pesados de lo normal, You Tube está al alcance del teclado para escuchar de nuevo a Martin Luther King y reafirmar el poder de los sueños. Cuando se complica la agenda, es ideal abrir la Biblia y recibir la mayor guía e inspiración que existe, o bien, en otra dimensión, le recomiendo ir al Google y buscar con las palabras –Tony Robbins Ted – y escuchar su emocionante charla. O bien, simplemente inspirarse con Labuat en www.soytuaire.labuat.com para recordar lo relevante de las emociones acentuadas por la música, la pintura digital en éste caso y la interacción que divierte, engancha y emociona. Mientras tanto, no olvidemos que, así como el miedo paraliza y las razones nos conducen a conclusiones, son las emociones las que nos llevan directo a las acciones.

Más que nunca, en crisis debemos escuchar mensajes inspiradores, asistir a eventos inspiradores, encendernos por ideas inspiradoras, aceptar los desafíos más inspiradores, crear las misiones y visiones más inspiradoras, luchar por los logros más inspiradores y enfocarnos con pasión en guiar nuestras acciones por nuestros sueños más inspiradores.

Así, le invito a decirlo también: yo tengo un sueño y lo comparto. Yo tengo un sueño y no temo a los que suelen descalificar al soñador. Yo tengo un sueño y lo contagio. Yo tengo un sueño y lo nutro con los sueños de los demás. Yo tengo un sueño y avanzo contra viento y costumbre. Yo tengo un sueño y lo realizo. Yo tengo un sueño y nada es imposible. Yo tengo uno y mil sueños más.


Miércoles 20 de mayo 2009
La Nación

Contáctenos

  • homeUniversidad de las Ventas
  • phone+506 4033-6271
  • phone+506 4033-6371
  • mailinfo@uventas.com
  • mapCede UACA, San José, Costa Rica

Acceso Usuarios