Olman Martínez

Olman Martínez

Director de la Universidad de las Ventas.


Qué me dejó el Fútbol

La Nación
Foro – Pag. 38A
Miércoles 30 de junio 2010


Leyendo la columna de Don Julio Rodríguez del viernes 11 en La Nación, y los comentarios a ella de Don Guillermo Malavassi, me han motivado a compartir algunas conclusiones adicionales a lo expuesto por esos excelentes columnistas. Jugué profesionalmente fútbol por 10 años, mientras era estudiante universitario. Ya graduado el destino me llevó a la Dirección de Hospitales, de 1965 al 2005, y fue el fútbol quien me enseñó a observar el comportamiento de los seres humanos en función de equipo.

Tuve como compañeros líderes que eran los guías en las situaciones más difíciles para llevar adelante el equipo. Otros que en los entrenamientos se ponían a la cabeza de las filas, y aquellos que se quedaban de últimos para no hacer mucho esfuerzo. O bien los que reaccionaban positivamente cuando se iba perdiendo ante el estímulo de un grito de aliento, y los que se achicaban ante el mismo estímulo emitido por un compañero.

El fútbol es un espejo del comportamiento de los seres humanos en una empresa.

El que daba la cara ante un error cometido, y el que le echaba la culpa al compañero. El que criticaba frente a frente, y el que lo hacía sin que lo vieran. Los que llegaban puntuales a los entrenamientos, y los que lo hacían tarde, siempre con un pretexto. El que se cuidaba para el juego, y el que no lo hacía. Y finalmente el inconforme con su situación económica, anteponiéndola al compromiso, y el que dejaba la inconformidad para discutirla posteriormente.

En resumen, el fútbol es un espejo del comportamiento de los seres humanos en una empresa, aunque esta sea dedicada a ofrecer uno de los bienes más preciados del ser humano: su salud. Las mismas actitudes y comportamiento de las personas las viví en los hospitales que me tocó dirigir: médicos, enfermeras, personal técnico, personal de los servicios de apoyo. Y lo más importante es que, si tienes un don de observar, el deporte te puede dar las herramientas para ser un buen director, un buen gerente, porque, al igual que un entrenador de fútbol, será tan bueno, como logre el mejor rendimiento de sus jugadores.


Creo que la calidad humana con que se atienda al paciente que busca ayuda, es la principal responsabilidad del miembro del equipo de salud. Eso lo puede inculcar el director si conoce el comportamiento de su personal. Al igual que el entrenador de fútbol obtendrá un mejor rendimiento de su equipo, si conoce las reacciones de cada uno de sus jugadores. Los grupos humanos que constituyen las organizaciones crecen, al igual que lo hace un individuo. Por eso he llegado la conclusión que la motivación es un factor clave del rendimiento de una empresa, sea ésta equipo de fútbol u hospital.


¿Niñas sexualmente provocadoras?

Al PANI, Defensoría, Ministerio de la Mujer y otros.

Alexandra Loría Beeche
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


A través de una queja que se publicó en el sitio www.quejesecr.com, me enteré de que en algunas tiendas de ropa infantil de nuestro país se está vendiendo ropa de la denominada "hilos dentales" para niñas hasta de 4 y 5 años.

Siendo evidente que esa ropa está diseñada para que quienes la usen se vean sensuales y eróticas, considero que no son apropiadas para ser utilizadas por niñas de tan corta edad. Fundo mi objeción en lo siguiente: Se está estimulando precozmente su sexualidad, se las está colocando en mayor riesgo de ser víctimas de abuso sexual y se las está incitando a crecer dentro de un concepto de "cosificación"; es decir, la mujer objeto sexual, que vende por lo que enseña de su cuerpo. Todo esto estaría afectando su integridad física, psíquica y moral.

Por lo anterior, hago un llamado a los comerciantes para que se abstengan de ofrecer al público ese tipo de ropa para niñas.

Obligación de los padres. A los padres de familia, quienes tienen la obligación moral y legal de velar por el desarrollo físico, intelectual, moral, espiritual y social de sus hijas, también los exhorto para que las protejan y rehúsen comprar esta ropa.

A la ministra de la Niñez y presidenta del Patronato Nacional de la Infancia, doña Rosalía Gil, al director de la Niñez y Adolescencia de la Defensoría de los Habitantes, don Mario Víquez, y a la ministra de la Condición de la Mujer y presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, doña Georgina Vargas, los animamos a cumplir con la obligación del Estado costarricense de velar por el interés superior de la niñez, en cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño y el Código de la Niñez y de la Adolescencia.

El Estado costarricense debe intervenir en este asunto por el interés superior de las niñas, a las que se quiere vestir o se las está vistiendo de esta manera.


 

En control de su vida en el 2011


Por Olman Martínez,
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Cuando usted y yo nacimos, se nos colocó en el asiento del conductor de un vehículo, y se nos dijo: “Manéjelo. ¡Es su vida!” En ese momento se nos dotaba con el regalo de la vida, y con el potencial pleno y total para controlarla y llevarla hacia donde nosotros quisiéramos.

Sin embargo, muchas personas a medida que van creciendo se van pasando poco a poco al asiento del acompañante de ese carro que es su vida, y permiten que alguien más (o algo) se les siente en el asiento del conductor y les maneje la vida.

¿Las conoce? Se trata de esas personas que pasan esperando que alguien más tome decisiones por ellas, que alguien más les diga qué deben hacer, cómo deben resolver sus “situaciones”, cuándo deben actuar, hacia dónde deben ir. Son personas que han perdido el control de su vida.

La llegada de un nuevo año es un momento oportuno y crucial para retomar control de nuestras vidas, si hubiéramos permitido que alguien o algo ocupara esa importante posición.

Y muchas veces no es una persona, sino un mal hábito: el desánimo, la inacción, la posposición (dejar las cosas importantes para después) o el vivir sin metas, permitiendo que “el destino” (concepto lapidante) les lleve sin rumbo fijo, como un pequeño bote a la deriva.

La llegada del 2011 marca un momento coyuntural para que retomemos el control. En primer lugar, aclare su mente, decida qué es lo que quiere de la vida, afine su puntería y dirija su pensamiento y sus acciones hacia esa meta ideal. Recuerde que no tenemos derecho a llegar a ninguna parte, si antes no hemos planificado hacia dónde queremos ir.

Agradezca el reconocimiento de las otras personas, pero no viva de él. Si le llega, bueno. Pero si no es así, siga adelante. ¡Usted tiene suficientes recursos de automotivación dentro de sí, para no necesitar de la atención constante de gente a su alrededor!

Tómese tiempo para usted. Está bien dedicar esfuerzo y tiempo para nuestros seres queridos, para el cónyuge, para los hijos. Pero piense que usted es muy importante para ellos, y que debe cuidarse, amarse y mimarse de vez en cuando, para poder estar en condiciones de dar lo mejor de sí. Tomar tiempo para usted ¡es una buena inversión! Por eso, decídase a que en este nuevo año se volverá un poquito “egoísta” y pensará que usted también merece de sus propias atenciones.

Finalmente, decídase a vivir. Estar en el mundo no es, necesariamente, vivir. Existir, simplemente existir, no es suficiente, ni fue la intención de nuestro Creador al ponernos aquí. Piense que usted merece poner ánimo, alegría y vibración a su vida… para disfrutar a plenitud los 365 días del nuevo año 2011.

**********
Olman Martínez es Presidente de La Universidad de las Ventas, empresa del Grupo Edinter Consultores, con sede en San José, Costa Rica. Olman Martínez es un reconocido conferencista motivacional y experto capacita-dor de vendedores, con trayectoria de años en todo el Continente Americano. Si desea enviar un email al autor, hágalo por medio de la siguiente dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (Derechos Reservados U-Ventas.)

 

El subdesarollo es un problema mental

 

Abel Pacheco de la Espriella
Presidente de la República de Costa Rica


Discurso pronunciado por el señor Presidente en la presentación del documento “Estrategia Siglo XXI” en el Cenat.

 

Creo en nosotros, creo en este país y creo que esto que están haciendo ustedes hoy, es el futuro, y me parece genial, y mi agradecimiento profundo con todos ustedes.

Porque yo cuando me metí en este cuento (de la política), no me explico cómo fue eso, pero bueno... A los que me hablaron les dije: Bueno yo soy psiquiatra, ¿qué voy a saber de economía y todas esas cosas?

Algunos me dijeron, “Bueno, don Abel, considérelo”, y yo me puse a preguntarle a los que sabían, a los políticos, a los economistas... ¿Por qué es que somos subdesarrollados?

Muchos me dijeron: “Es que Costa Rica es un país muy pequeño, entonces no podemos ser país desarrollado”.

Entonces, ¿cómo es la cosa? ¿Por qué Irlanda, Finlandia, Dinamarca son países desarrollados?

“Es que tenemos poca población y con poca población ¿cómo nos vamos a desarrollar?”

Les dije, bueno, pero Noruega tiene los mismos habitantes que nosotros, sin contar los nicaragüenses, y sin embargo, está desarrollado, ¿Cómo es posible?

“Bueno, es que es un país agrícola y la agricultura no tiene futuro en este mundo.”

Y yo les dije: Pero ¿cómo me dicen eso si Nueva Zelanda, con ese extraño a manera de jocote llamado kiwi, ha logrado lo que ha logrado y es un país con justicia social y riqueza bien repartida?

“¡Ah, no! Es que ustedes los países católicos se la pasan con sentimiento de culpa: santo, santo y nadie progresa.”

No, miren a España, miren a Italia, Bélgica, ¡qué países más justos y más admirables!

“Bueno, es que la latitud. En diferentes latitudes de la Tierra, por razones de clima, pues… los habitantes solo son capaces de pelar un banano y comérselo porque no les da el cerebro.”

Explíquenme Taiwán... Está en la misma latitud que nosotros, igualito, y vean ustedes la maravilla.

Y entonces me dijeron: “Es que la mezcla de razas es fatal. Ustedes son producto de unas mezclas terribles.”
 
Pero ¿cómo? Miren Singapur, mucho más mezclado que nosotros y vean qué maravilla; entonces tampoco es eso.

Y le pregunté a uno de los comunistas que de Dios goce. Y me dijo es que los Estados Unidos se llevan la riqueza...

No, si los Estados Unidos fueran ladrones se hubieran llevado de Europa todo, cuando la guerra, se meterían a robar a Canadá.

“¿Para qué se van a meter a robar aquí si no hay nada que robar? ¿Unas yucas y unos bananos?”

Al final nadie me explicó y la conclusión fue que el subdesarrollo es un problema mental. Y yo soy psiquiatra y me metí en este enredo y ya ven cómo me ha ido.

El otro día dije que solo me faltaba un terremoto… ¡y se vino! Y no volví a hablar.

Pero aquí el alza del petróleo, el terrorismo, guerra, huracanes… todo lo que me tocó. Yo le digo al Señor: “Caramba, ¿Cómo me metiste en esto! Y Él dice: bueno, yo no le pongo más carga de la que aguanta cada mula.

Así es que, a pesar de todos estos horrores, no me ha ido mal, y no me ha ido mal no por mérito mío, sino porque este es un gran país.

Así que, a pesar de terremotos, huracanes, terrorismo, guerras, bajas en el mercado de nuestros productos, de todas las cosas…

Don Óscar (refiriéndose a don Oscar Arias, Presidente Electo de Costa Rica), Usted ha sido tan duro… pero yo le estoy dejando un país bien amarradito. Nunca ha habido tantas divisas como ahora, nunca ha habido tantas exportaciones como ahora, con la ventaja de que muchas exportaciones de esas se basan en pequeñas empresitas familiares.

Estamos exportando productos agrícolas a montones, pero a montones. Estamos produciendo semilla de papa de mejor calidad que Holanda y a mitad de precio. ¡Este es un país increíble!

Yo por eso me enojo cuando hay medios de comunicación que, un día sí y otro también, insisten en que somos idiotas, porque no es cierto. Este es un gran país y con un gran futuro.

Nunca habíamos tenido tanto turismo, así que vamos por buen camino.

Don Óscar, yo sé que a usted le espera todo un calvario. Yo solo puedo decirle que estaré orando por usted; usted sabe que yo lo estimo bien, pero creo que de esta reunión nace toda una esperanza. Que el subdesarrollo es un problema mental y se derrota así, pensando, con valentía, con fe en nosotros mismos.

Señoras y señores: tenemos un gran país. El costarricense es un ser increíble, la costarricense es una mujer maravillosa; así es que Dios los bendiga, y muchas gracias.

 

Contáctenos

  • homeUniversidad de las Ventas
  • phone+506 4033-6271
  • phone+506 4033-6371
  • mailinfo@uventas.com
  • mapCede UACA, San José, Costa Rica

Acceso Usuarios